Mirentxu brilla en la Zarzuela

El teatro de la Zarzuela ha puesto sobre el escenario la versión en euskera de Mirentxu, una apuesta cuanto menos arriesgada. En esta versión concierto las partes narradas eran en español, pero las cantadas eran en vasco sobre la música compuesta por Jesús Guridi.

Mirentxu es un idilio lírico en dos actos donde se narra una trama amorosa entre Mirntxu, Raimundo y Presen. Además hay otros personajes como Txanton y Manu que aportan mayor complicidad a la historia por su experiencia, una breve intervención de dos voces blancas y un narrador.

Hay que destacar principalmente el magnífico trabajo musical de Óliver Díaz al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid. Ha sonado de una manera magistral. La percusión ha estado brillante con Concepción San Gregorio al frente como solista. Luego también el magnífico trabajo del viento. En definitiva, Óliver Díaz ha sabido sacar muchísimo color a una partitura de por sí buena.

En cuanto al coro titular ha estado correcto, pero hay que destacar las dos piezas corales de las voces blancas Sinan Kay. Han sido dos interpretaciones magistrales de niñas de entre siete y diecinueve años, a las que hay que sumarles la dificultad de que el texto esta en euskera. Además dos integrantes, Patricia Valverde y Azahara Bedmar han interpretado un breve duo de manera excepcional por lo que se han llevado una gran ovación de los allí presentes.

Ainhoa Arteta ha cumplido perfectamente en su papel de protagonista como Mirentxu. Sobre todo en las dos últimas arias la soprano ha mostrado su poder vocal, además de un perfecto dominio del euskera. Dentro de las voces femeninas también esta la mezzosoprano Marifé Nogales que tiene una buena técnica, pero la capacidad vocal era inferior a la de sus compañeros.

En los roles masculinos tengo que destacar al tenor Mikeldi Atxalandabaso en el papel de Raimundo que ha resulto muy bien el personaje , sobre todo en el número musical duodécimo. Luego están el bajo-barítono Txanton y el barítono Manu, Christopher Roberston y José Manuel Díaz, respectivamente. Ambos son debutantes en el teatro de la Zarzuela y han conseguido realizar un buen trabajo al frente de sus papeles.

No menos importante ha sido la labor del narrador, el actor Carlos Hipólito, porque a veces se nos olvida, y más en este tipo de obras, lo importante que es interpretar lo que lees dandole la entonación, el dramatismo y la dulzura necesaria en cada momento.

Solo espero que este drama lírico sea llevado a escena, no solo en versión concierto, porque solo la calidad musical de la obra lo merece. Además es una manera de ver que no solo hay lírica en castellano, italiano, alemán o francés, sino que también la hay en euskera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s